Trayectoria

Nacido en Avilés, Asturias Javier Riera vive y trabaja en Madrid. Estudió Bellas Artes en Salamanca y en su formación fueron importantes los talleres de arte actual del Círculo de Bellas Artes de Madrid. Comenzó a exponer en 1993 y desde entonces lo ha venido haciendo regularmente al tiempo que ha participado en numerosas exposiciones colectivas, siendo la pintura el soporte habitual hasta 2008.

En 2003 recibió el premio Ángel, en 2006 realiza en el palacio Revillagigedo de Gijón una muestra retrospectiva de un periodo de diez años. En 2008 expone individualmente en el Museo Nacional Centro de Arte reina Sofía un trabajo en el que fotografía intervenciones con luz y geometría realizadas directamente sobre el paisaje.

En 2010 expone en el Museo Barjola una intervención sobre el paisaje adaptada al espacio específico de la sala, que introduce por primera vez el transcurso temporal en su obra. En los últimos años continúa investigando sobre la relación entre paisaje y geometría, entendiendo esta como el lenguaje previo a la materia, capaz de establecer con ella un tipo de resonancia sutil y reveladora de cualidades ocultas en los espacios en los que trabaja. Con su muestra de Valencia en 2012 extiende su trabajo al espacio público, que es tratado, por primera vez por el artista, como escenario expositivo, a través de una instalación al aire libre en la que once proyecciones de luz inciden directamente sobre la vegetación de los jardines del Turia.

En 2014 amplía sus registros, acompañando su trabajo habitual en soporte fotográfico y secuencias temporales con dos grandes libros de cianotipias, que el espectador puede manipular en su muestra Sincronicidad, del DA2 de Salamanca que transcurre Paralela a Configuraciones y Resonancias, en la galería Adora Calvo, donde además de sus habituales fotografías realiza una intervención específica en la pared de la galería sobre diversos soportes y medios que incluye vídeo o  cianotipias sobre trozos de pladur.

En el verano de 2015 desarrolla un gran proyecto para el Centro Niemeyer de Avilés en el que siluetas lumínicas animadas, extraídas mediante rotoscopia de ciervos captados en la naturaleza,  caminan por la cúpula aludiendo a las representaciones de animales que eran habituales en el mundo primitivo. Un trabajo con carácter de invocación  que propone al espectador la revisión urgente de su modelo de supervivencia en relación a la naturaleza.

En 2015 Participa en la exposición Sector Primario del MUSAC, con nuevas proyecciones de siluetas de ciervos, renovados libros de cianotipias y fotografías de intervenciones sobre el paisaje de Babia y Laciana.

Lleva a cabo intervenciones puntuales en espacios públicos para el MUSAC o Photoespaña, y en 2016 el Festival de Luz de Praga le encarga un proyecto para el Karlovo náměstí Park,  que titulará Garden in development.

Javier Riera imparte clase en la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. Su obra se encuentra presente en colecciones como la de la Fundación Cajamadrid, Fundación Princesa de Asturias, Colección Banco de España o la Colección del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.